Un nuevo Cyrano salta del barrio a la gran pantalla

La nueva película de Alberto Arvelo, Cyrano Fernández, intentará romper con los estereotipos de los suburbios violentos en el cine criollo
El cineasta Alberto Arvelo estrena en febrero su película Cyrano Fernández | Roxana Lezama

Antes de grabar la primera escena, el bullicio regular del barrio San Miguel -en la Cota 905 de Caracas-, sus miles de voces, sus decenas de canciones y ritmos escapando por las ventanas cesaron. Por un minuto el cineasta Alberto Arvelo y su equipo recordaron a la señora Mercedes, una vecina que había muerto recientemente, pero que entre sus deseos póstumos quería que su hogar sirviera de locación para la película Cyrano Fernández. Ahora, desde el próximo 29 de febrero, los cinéfilos venezolanos podrán entrar al recinto de esta humilde venezolana a través de las pantallas de cine.

Arvelo habla de la película con la misma emoción que sobre el proceso de filmación. Después de conversar con él se puede advertir que la realización del largometraje se convirtió en un aprendizaje sobre el país, en especial sobre la calidad humana en las zonas más humildes. Es por ello que no duda en afirmar “puedes encontrar más violencia en otras partes que en un barrio”.

Amor, pasión, solidaridad y violencia, estas son las principales emociones que aborda esta cinta, adaptación de la pieza teatral del siglo XIX Cyrano de Bergerac, del dramaturgo francés Edmond Rostand. En la historia original el protagonista escribe cartas a su amada Roxana pero de forma encubierta, pues, debido a su larga nariz se considera poco atractivo como para conquistarla. En consecuencia, pacta con Cristian, un amigo enamorado de la misma chica, que él escribirá las cartas de amor para que este último la conquiste. Esta estrategia se convierte en un arma de doble filo: por una parte, disfruta la posibilidad de expresarle su amor a Roxana y, por otra, sufre ante el obstáculo de no poder revelar su verdadera identidad en sus misivas.

Este argumento se traslada al siglo XXI y a una ciudad latinoamericana en el largometraje Cyrano Fernández, cuyo papel principal lo representa el cotizado actor venezolano Edgar Ramírez. Fiel a su deseo de crear una historia de amor venezolana, pero con signos universales, el creador tomó esta obra de teatro y le dio toques más sociales. Los espectadores notarán que se sumarán más personajes, quienes retratarán cómo en los barrios las interacciones son más complejas y ricas que hace dos siglos, gracias, fundamentalmente, a la intervención de familias numerosas en el trópico. Es así como los abuelos, primos y tíos de los protagonistas ahora citarán fragmentos de la obra original.

También algunos vecinos de los barrios San Miguel y Antonio José de Sucre -donde por ocho semanas se filmó la película- actuaron, otros produjeron y todos ayudaron a enriquecer el guión. “La relación entre ellos y los integrantes del equipo fue mágica. Demostraron una solidaridad a prueba de todo, incluso nos abrieron las puertas de sus casas para convertirlas en sets de grabación y talleres de maquillaje. Sin duda que hubo un aprendizaje recíproco, lo que permitió que, por medio de la experiencia en el lugar, los diálogos se nutrieran y resultaran más verosímiles”, comenta el director, que advierte que el lenguaje de la producción buscó a toda costa desterrar el lenguaje obsceno habitual del cine local, salvo en aquellas escenas donde el dramatismo lo amerita.

Entre sus exigencias al grupo actoral, Arvelo les solicitó que pasaran tiempo con los vecinos de la localidad antes de iniciar la grabación: “Los tres protagonistas durmieron en el barrio antes de empezar. En esos días hicimos fiestas, que les permitieron a ellos saber cómo se expresan, cómo reaccionaban los vecinos. Puedo decir que es de las mejores fiestas a las que he asistido”.

El realizador subraya que su cinta quiere deslastrar los prejuicios que se han tejido en torno a las barriadas. No reniega del cine venezolano de imágenes crudas, por el contrario advierte “no se puede satanizar esa época de nuestra producción fílmica”, pero su experiencia le ha demostrado que en los lugares más humildes siempre hay virtudes que salen a relucir: “Lo que se descubre cuando uno asiste a un barrio es que aún en las circunstancias más duras, la humanidad siempre muestra su rostro, en el que se encuentra ternura y solidaridad. Yo creo que el tema de la violencia en estas localidades está estereotipado. Sí existe, pero promovida por grupos pequeños dentro de ellas. Así que en todos lados la encontrarás: en Caracas, Río de Janeiro y Madrid. Para mí hay otras facetas que se ajustan más a estos lugares, como las familias, los sueños, las tradiciones culturales y la gente que trabaja desde muy temprano y se acuesta muy tarde”.

source:;nacional

One thought on “Un nuevo Cyrano salta del barrio a la gran pantalla

  1. vi la peli ayer es muy buena de verdad los felicito porque el cine venezolano ES LO MEJOR de verdad me encanto la pelicula y mas xxxq el protagonista es edgar besos a todos y espero que sigan cosechando muchos exitos…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s