Llega el justiciero urbano Cyrano Fernández

Intopress – La obra del cineasta Alberto Arvelo y protagonizada por Edgar Ramírez, retrata desde adentro las contradicciones de la cotidianidad en los barrios, a través de personajes que entrecruzan sus destinos en una clásica historia de amor universal.
El laberinto de escaleras y callejones de un barrio caraqueño es el escenario donde cobra vida la historia de Cyrano Fernández, largometraje del cineasta venezolano Alberto Arvelo, que ofrece un particular punto de vista sobre una realidad hasta ahora sólo desnudada en su crudeza.
Esta inspiradora versión del clásico Cyrano de Bergerac, del poeta y dramaturgo francés Edmond Rostand, cuenta con un elenco de primera línea que encabeza el talentoso actor venezolano Edgar Ramírez en el rol de “Cyrano”, Pastor Oviedo (Cristian), Jessika Grau (Roxana), Ximo Solano (López) y Rafael Uribe (Gaspar), entre otros.
Cyrano Fernández es una co-producción venezolano-española, cuyo guión fue escrito por Arvelo, conservando la esencia del triángulo amoroso de la obra de Rostand y las características de su protagonista: un hombre resuelto, contradictorio e intenso, un antihéroe romántico y moderno, que calza en cualquier urbe de América Latina.
“Uno de los pilares de Cyrano es que recrea una historia de amor y, como todo arquetipo, estas grandes historias tienden a ser cautivadoras y avasallantes, entre otras cosas, porque están hechas de aquellas cosas universales que nos mueven”, explicó el realizador criollo.
El barrio “San Miguel” de la Cota 905 en Caracas, se convirtió en algo más que una locación para la película. En él, actores, productores y técnicos, convivieron con su gente por más de ocho semanas que duró el rodaje, para encontrarse cara a cara con una realidad que a veces parece lejana, hasta que toca vivirla de cerca.
Según Arvelo, un barrio, más que el lugar donde vive el mayor número de venezolanos, es el lugar donde se forja nuestra idiosincrasia y nuestra cultura.
Pero, las dificultades de filmar Cyrano Fernández en el barrio San Miguel no se limitaron sólo a la accesibilidad para trasladar al sitio un grupo de 60 personas y más de dos toneladas de equipos, luces, grúas y vestuario.
El mayor reto fue grabar sonidos y diálogos en un lugar generalmente lleno de ruidos.
La razón por la que la película es muy rica en música, se debe a que en la realidad, ésta es una manera de vida que suena en cada esquina del barrio. A la banda sonora creada por el compositor venezolano Nascuy Linares y el maestro español Mario de Benito, se suman canciones del artista colombiano Carlos Vives y de la banda venezolana de hip hop “Tres Dueños

fuente:diarioeltiempo.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s