Édgar Ramírez apuesta por la complejidad

s

El venezolano dice que no hubo ‘nada de sencillo’ para él en ‘Vantage Point’

MEXICO, D.F.— Édgar Ramírez, el actor venezolano que se ha abierto paso en Hollywood con papeles de villano, tiene una nueva misión en la película Vantage Point: demostrar que hay una línea muy fina que separa a los “buenos” de los “malos”. En este largometraje dirigido por Pete Travis (Omagh), el actor da vida a un agente de operaciones especiales en España que se ve involucrado en el intento de asesinato del presidente de Estados Unidos y encara un dilema moral en el que busca definir qué exactamente hace mala a una persona.

“Lo interesante de este personaje son las contradicciones que vive”, dijo Ramírez cuidando no revelar detalles que dejen adivinar el desenlace del filme, que se estrena el viernes en Estados Unidos.

“Es al final una situación muy humana sobre algo que nos preguntamos consecuentemente”, agregó en una reciente entrevista telefónica desde Los Ángeles.

Como parte de su preparación tuvo la “bendición y la peor pesadilla al mismo tiempo” de entrenarse con un amigo de la infancia que hoy tiene en la vida real un cargo similar en la policía de Venezuela.

“Tuve una preparación física y psicológica muy intensa”, relató. “Además de lo técnico exploré el lado humano de estos personajes que a veces asumimos como robots que no temen nunca a nada y están dispuestos a todo sin remordimientos, cuando realmente son hombres con miedos, pesadillas y dudas, como cualquier otro”.

Por lo tanto, asegura que no hubo “nada de sencillo” en la construcción del personaje, pero precisamente ahí radica su pasión por la actuación.

“Yo apuesto siempre por la complejidad. Siento que lo mejor de la actuación es la oportunidad de internarse o intentar cambiar y ponerse en los zapatos de otra persona, y eso implica renunciar a tus prejuicios y tu concepción del mundo para llenarte de las emociones y prejuicios de la persona que estás interpretando”, filosofó.

Durante el rodaje tuvo la oportunidad de compartir mucho tiempo, dentro y fuera de escena, con el actor William Hurt, quien interpreta al presidente estadounidense cuya vida está en peligro, así como con el ganador del Oscar Forest Whitaker (The King of Scotland), cuyo personaje graba el atentado con su cámara de video.

“Hurt es uno de los actores que más he admirado toda la vida. Trabajar en el set con él fue increíble, es un hombre muy generoso”, manifestó el actor, que además describió a Whitaker como “muy accesible”.

Cuando no estaban filmando varios de los actores del reparto, que además incluye a Dennis Quaid, Matthew Fox y el español Eduardo Noriega, “tuvimos conversaciones sobre la vida, sobre el mundo, la actuación y el arte” mientras disfrutaban de alguna copa de vino. Así que fue como “tener un ‘master class’ diario”.

Y para Ramírez esa interacción fue una pieza clave para la magia en la pantalla, en la que hay escenas de persecuciones, interrogatorios y mucha intriga.

“Pudimos crear un momento de mayor tensión dramática porque ya íbamos sintiéndonos más cómodos, más libres. Fue fascinante”, aseguró.

A Ramírez no le preocupa que los directores lo encasillen en el papel de villano, que con diversos matices ha encarnado en The Bourne Ultimatum como el antagonista de Matt Damon o en Domino, en la que compartió papeles estelares con Mickey Rourke y Keira Knightley.

Lo único que estos personajes han tenido en común, según este actor que estudió comunicación social y trabajó en algunas telenovelas de su país, es el “nivel de intensidad, de tormento y contradicción y de extremos”, pero la violencia de la que hacen despliegue es por “razones diametralmente opuestas”.

Para cada uno de ellos dedica tiempo a “la exploración poética de la condición humana con sus virtudes, defectos, oscuridades y luz”.

¿Y sobre una posible incursión como director? “Por ahora no lo visualizo. Soy muy respetuoso de cada disciplina y siento que todavía tengo mucho que explorar como actor y en encontrar mi propio lenguaje antes de poder dirigir”.

A corto plazo se le verá también en la película The Argentine de Steven Soderbergh, que protagoniza el puertorriqueño ganador de un Oscar Benicio del Toro, sobre la vida de Ernesto “Che” Guevera.

Más allá de eso no siente que tenga que hacer una comedia y salir “todo arregladito y lindo” para mostrar otras facetas, sino escoger su próximo proyecto según el guión y el reto actoral que le represente.

“Quiero seguir sorprendiéndome”, concluyó.

fuente:laopinion digital

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s